miércoles, marzo 20

En mi vida: Para unas uñas lindas

Hola chicas! el otro día les contaba de mi agobio sobre el trabajo (y eso que recién llevo dos semanas), debo decir que fue un acierto comenzar a adelantar trabajo, porque el Magíster ya me tiene ocupada (lo que amo profundamente). 
El día lunes fue mi primer día de Magíster (estudio un Magíster en Historia en la PUCV), conocí compañeritos nuevos de las más variadas edades y hay algunos que tienen una ocupación y/o profesión distinta de profesores y licenciados en historia. Lo que me gusta mucho, porque diversifica las opiniones y nos ayuda a conocer distintas perspectivas sobre un mismo tema. Lo valoro mucho.
Me gustaron mis clases, los profesores ya los conocía, porque estudié ahí mismo mi pre-grado. Así que bien con eso. 
Yo pensaba que como eran las primeras clases esta semana aún estaría un poco relajada ¡Qué equivocada estaba! ya estoy leyendo y haciendo mini-papers para la próxima semana. Por tedioso que suene, lo disfruto mucho. Me gusta aprender y amo lo que hago. 

Pero como no todo es estudio y trabajo en la vida, hoy tuve un día entretenido. 
Fuimos a Santiago con mi pololo. Nos fuimos bien temprano para ir a hacer un par de trámites a la universidad donde estudia su magíster y luego nos dimos la tarde libre para ir a pasear. 
Comí un rico lomito italiano en la Fuente Alemana, que es como la tradición que tenemos de los almuerzos en Santiago. En Viña del Mar no hay NADA que se le parezca. Absolutamente nada. Hay intentos eso sí, como la Fuente Bávara, el Lomito Alemán (que fue la base de la pirámide alimenticia en nuestros tiempos universitarios), entre otros locales que podrían ser parecidos. Pero nunca se asemeja el sabor de la comida de Viña a la de Santiago. Bueno, no sé si en Santiago exista tampoco otro lugar como la Fuente Alemana, creo que el sabor, la atención personalizada de las señoras amorosas y ver cómo preparan tu comida es un modelo que no se replica en otro lado. 
Luego de comer, fuimos al Portal Lyon y a otros lugares a comprar unos encarguitos y luego de eso fuimos al Costanera Center que no conocía. 
Debo decir que no alcancé a caminarlo todo, pero vi lo esencial. No compré ropa, porque todo lo que había se parecía a lo que puedo encontrar en Viña (Benetton, Topshop -en su corner en Paris-, Foster, entre muchas otras marcas). Sin embargo me fijé que las colecciones de las multitiendas allá son expuestas en su totalidad y super organizadamente. Algo que acá no tenemos. 
Terminé en el DBS Beauty Store donde compré estas cositas:



Compré ese color Velvet Bow de China Glaze. Hace tiempo que quería un color rojo muy muy oscuro y este cumple perfecto con lo que quería. Así que quedé bien contenta.
También compré un removedor de esmaltes y un lápiz de ojos que promete hacer del delineado una tarea sencilla.

Así que eso, andaba un poco desaparecida, pero voy a volver con pequeñas cositas. Tengo algunos post semi-terminados, así que iré con eso tan pronto como me sea posible.

¿A todas las engañó su pensamiento como a mí y ahora tienen trabajo que no esperaban tener?

Saludos a todas y como siempre, agradezco el tiempo que se dan para visitar este sitio y comentar súper amorosa y dedicadamente, en serio. Gracias también por los ánimos entregados en el post anterior. Un gran abrazo a todas. 



4 comentarios:

  1. Unas recomendaciones geniales!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Carolina pintate las uñas y muestra las manos con las uñas pintadas para ver como se ven, gracias Marce

    ResponderEliminar
  3. Carolina pintate las uñas y muestra las manos con las uñas pintadas para ver como se ven, gracias Marce

    ResponderEliminar

Muchas gracias! tu comentario me hace más feliz! Vuelve pronto a buscar tu respuesta! ♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...