jueves, mayo 16

En mi vida: Poniéndome al día.

No estaba muerta, andaba... trabajando... Pero hoy les traigo un post para contarles en qué andaba, últimas adquisiciones y copuchar un poco.



Nuevos bebés... Quería tener el libro de Burke, ahora es mío. Mi pololo me lo encargó a Inglaterra y salió tan sólo 18 dólares! algo así como $9.000; acá el mismo libro en la Librería Antártica cuesta $20.000. Usureros!
Y el otro libro lo compramos ayer a medias con el pololo, porque nos va a servir a los dos, pero ahora lo tengo yo, porque lo voy a necesitar. Y mañana llega a mis manos otro libro más. (jojojo)
La ñoña felicidad.


Oh! Jordana. Estos esmaltes me hacen tan feliz. Esta es la tercera botella que compro del mismo glitter de la marca. De verdad amo este glitter plateado. Se lo pongo arriba de todos los esmaltes. Queda tan bonito! hay combinaciones súper lindas. Aunque creo que compraré alguno otro (glitter también), de tono también combinable. 
En la fotografía pueden ver que lo puse arriba de un plateado. Sí, para tener uñas verdaderamente brillantes. 


En cuanto al libro, entregué el ejemplar con las revisiones a la corrección. Hablé nuevamente con el director de arte que apoyó todo lo que no quise cambiar. Estaba de acuerdo conmigo en que esas correcciones no se podían hacer, porque le quitaba el espíritu al libro. Así que bien!
Lo emocionante: ahora espero que me envíen las portadas, editarán las correcciones y me entregan otro ejemplan con todo ya listo. Si ese no tiene correcciones, se va inmediatamente a impresión. Es decir, que de aquí a junio habemus libro!
Lo emocionante 2: una profe de la U me dijo que organizáramos la presentación del libro, en la misma Universidad. Así que cuando tenga novedades, las invitaré, obvio.



Ha hecho mucho frío en Viña, muchísimo. Así que no aguanté la tentación y compré Nesquik que, creo, hace siglos estelares que no tomaba. Calientito y perfecto para el frío horrible que ha hecho
Hoy me tomé como 5 litros de té en el colegio, hace tanto frío ahí! es un microclima la cuestión, así en mala!
Creo que hoy ha sido el día que más he pasado frío en harto tiempo y eso que salí abrigada, con botitas todo terreno y con dos pares de calcetas (uno de los pares eran de polar). Imagínense!
Por el frío los niños andaban como dispersos hoy. Cuesta hacer clases con cabros más pendientes de que tienen frío y el recreo para ir a tomarse un tecito. Pero igual lo logré. Me costó. 


En estas última semanas también, cambié mis lentes, por unos con más aumento y más hipster (como me dijeron mis alumnos), ahora soy "la profe hispter". Que me hacen reír! Lo malo, es que estoy más piti y ahora mis lentes son para todos los días, para todos los usos del mundo. Igual me acostumbré. Además creo que me quedan bien. Mi segundo nombre es humildad. Carolina Humildad...
Ahora, lo entretenido de la foto: es mi pseudo-sesión para elegir una para la solapa del libro. A pesar de que me gusta como me veo, me siento parte del paisaje con abrigo beige.
Quiero hacer una mención a mi pololo que me tuvo paciencia y me tomó ochocientas mil fotos, para elegir solo una. Gracias, mi amor!


Finalmente me quedé con esta foto, porque me veo ordenadita. El abrigo rojo me gusta, resalto en el paisaje natural (jajaja). Y me veo muy joven y matea a la vez. Además salgo tan sonriente y feliz. 
Jaja. 
Y aprovechando la felicidad de la foto, les cuento lo otro bacán de la vida, que supe ayer: me dieron beca por este semestre (renovable en todo caso) en el magíster! y la beca es de!! 100% yujuu! 
Así que me siento tan contenta! la beca me la entregó la misma Universidad por rendimiento. Como era nuevita, postulé con mis notas de pregrado. Y me la dieron. Pucha que felicidá!

Y para terminar, les dejo mi foto payasa afirmando la grúa del Muelle Vergara. Creo que cierra mi semana de buenas noticias. 

¿Han tenido buenas noticias últimamente? ¿son felices con lo que están haciendo estos días? ¿Les gustaron mis fotos de la sesión entretenida? ajajaja. 
Gracias a las que me dieron ánimos para ser la más profe más chic con mochila. Creo que ya lo superé y nos estamos haciendo amigas ella. Desde que la compré que no la he dejado de usar, es ¡demasiado cómoda para el día a día de persona cargada de miles de cosas! Debo reconocerlo. Aunque me quite el glamour! ajaja. 

Besitos para todas. Gracias por pasar.
Adoro sus comentarios!




sábado, mayo 4

En mi vida: ¿Cómo voy a renunciar a ti?

Alguna se acordará de esta canción emblema de los 90', de la ex Mazapán, Cecilia Echeñique, la que cansada de cantar canciones sobre cuncunas, empezó a cantarle al amor deshonesto y demases y que un día decidió volver a cantar canciones con contenido puro y ahora es la banda sonora de nuestras compras de navidad.
"Y ya tienes lo que querías y me lo habré merecido" y su genial coro de "¿Cómo voy a renunciar a ti?.... Para la que no se acuerda le dejo el link...
Pero no, no les vengo a contar penas de amor del pololo, aunque sí son penas de amor, pero de amor a otras cosas. Recién me quejaba por interno que la pedagogía me quitó todo el glamour y ayer terminó llevándose lo último que quería que se llevara de mi vida: las carteras. 


Primero fueron los zapatos... Cuando era una joven estudiante universitaria, lo mejor de la vida era poder alternar entre el uso de zapatillas y botas con cuña, me veía más alta los días que lo requería y eso me encantaba. Siempre he usado zapatos con altura! ajaja porque soy muy bajita. Creo que se hizo una necesidad (además son tan bonitos! quién puede resistirse a usar esos zapatos!). Cuando iba a mis prácticas, siendo universitaria aún, disfrutaba mis zapatos de taco que me hacían ver como profe estilosa (debajo del delantal blanco, cuando me miraban feo y tenía que ponérmelo). Aún cuando me dolieran las patitas al término de una jornada breve, las prácticas siempre son breves, me lo bancaba, porque hay que verse bonita! (anoquesuperficial) (antesmuertaquesencilla).
Pero ahora que soy profesora de la vida real, con horarios de la vida real, mis zapatos estilosos han quedado relegados a la vida de mujer fuera del trabajo. Lo comprobé un día que osé a ir con un zapato de taco comodísimo, que no me hacían doler es que nada mis patitas. O eso era lo que creía. Hasta que me tocó caminar al paradero a las 7 am, irme parda en la micro, estar 40 minutos en el taco, caminar al colegio, correr por el colegio para imprimir las guías, estar todo el día de sala en sala, subiendo al segundo y al tercer piso cada recreo, después de la jornada escolar, no poder ir al centro a comprar, porque le encargo el dolor de patitas existente! DIOS! 
Así que tuve que dejar en casa todos mis zapatos con taco, uno por uno, comprarme unos bonitos oxford, amigarme con ellos y seguir yendo al colegio en tamaño natural. Y creo que lo pude aceptar, porque hay muchos zapatos bajos bonitos, botas sin taco bonitas, entre otros. 

Atacazo artístico con imágenes de zapatos para ilustrar mi pérdida. No se parecen a mis zapatos, ajaj es es evidente, porque yo ocupo botas y botines con cuña, pero la imagen fue tomada de este link, y la imagen de los zapatos bajitos (que se parecen un par a mis zapatos) fue tomada de este otro link. La maravillosa composición es de mi autoría.


Nada me hacía presagiar lo que acontecería el día de ayer...
Cuando renuncié a mis zapatos, mi vida era la mejor, porque aún tenía carteras. Me las arreglaba para ir con mi cartera bonita del día al colegio, que combinara con mi vestuario. Para todos mis papeles me llevaba un bolsito extra, de esos tipicos para notebook, pero uno de marca head, que es como más redondeado arriba. Nice. Ahí cabía todo. Me mantuve así, durante todo el año pasado. 
Este año me cambiaron el horario en el colegio, entré a un colegio nuevo a trabajar, tengo ayudantia en la U, y además tengo mis clases de magister. Hay días que por fuerza debo andar TODO el día en la calle (de un lugar a otro) y me tengo que echar hasta mi fuentecita ziploc ajaj con almuerzo (porque el casino del colegio vende puras comidas mal preparadas o frituras). Bueno, en realidad, son mis fuentecitas, porque en la otra llevo mi ensalada. A esto se le agregan los cursos nuevos, por lo que la cantidad de libros y papeles y tareas para corregir en "hojita aparte" aumentaron. Así que el volumen de la hoja de "tamaño carpeta" aumentó a "tamaño resma" y andar con eso, más mi amigo mininote, más el cargador, fuentecita, libros, cosas del magister, etc., hizo que de una vez por todas renunciara a la cartera y me obligara a comprar lo que más odio en la vida: una mochila. 

Segundo atacazo artístico, donde muestro una cartera del modelo que ocupo mis carteras para el colegio (donde cabe todo y más), que la tomé de este link. Y la imagen de la mochila comprada ayer, tomada de este otro link. La composición hermosa es mía.
 
Durante todos mis años de universidad fui solo con cartera a clases! donde andaba con lo justo y preciso para el ratito de clases que tenía. Ahora se me hace imposible. Si hasta mi estuche aumentó de tamaño (porque ahora anda hasta con corchetera). Y ojo, que traté con todo: totebags, carteras más grandes (tengo unas gigantes), cartera chica + bolso de mano, cartera cruzada + bolso de mano, cartera cruzada + totebag, totebag ultra resistente... 

Realmente me carga andar con mochila, porque:
1.- le quita todo el glamour a mi tenida.
2.- me da calor en la espalda.
3.- como soy chica, juro que parezco tortuga.
4.- parezco escolar y no profesora (nuevamente porque soy chica). 

Pero es un mal necesario, porque:
1.- tengo todo en el mismo lugar.
2.- no tengo que andar con bolsitas extra para mis libros.
3.- puedo afirmarme en la micro sin tener que hacer equilibrio.
4.- mi hombro no sufre como estaba sufriendo. 

Es un problema existencial esta cuestión. Son más los pro que los contra, pero sigo odiando la mochila, ni siquiera me sirve una mochila "bonita", como las de ahora, porque necesito que al menos, sea impermeable y soporte el peso de lo que llevo. 
Esta es mi nueva mochila, en color negro estandar. Si bien es pequeña y no parezco tortuga, le sigue quitando el glamour a mi tenida. Y aún con desconsuelo le canto a mi cartera ¿Cómo voy a renunciar a ti?...

Alguna, ¿ha tenido, tiene o piensa que tendrá este "problema" alguna vez? ¿Todas odian las mochilas como yo? ¿Es fea mi mochila nueva? ajaja ¿Qué consejos me pueden dar para no sentirme la profesora más fea y poco glamourosa de la nación? Si Emma Watson me viera ahora se reiría de mí, por lo fea. Y yo le quitaría mentalmente puntos a Griffindor. ¿Alguna ha tenido que renunciar a lo estético, lo bonito o a lo de moda, por la comodidad y la salud?



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...